Cómo compaginar una oposición con un empleo 2022

Prepararse para una oposición puede llevar bastante tiempo. Más allá de la espera que supone la llegada del examen, las oposiciones se caracterizan por necesitar de un tiempo adecuado de estudio. Sin embargo, muchas personas no se pueden permitir estar únicamente estudiando, ya que necesitan contar con una fuente de ingresos y, por lo tanto, se encuentran trabajando.

Como compaginar una oposicion con un empleo
Como compaginar una oposicion con un empleo

Si este es tu caso, en este artículo te vamos a mostrar cómo puedes compaginar una oposición con un empleo en 2022. Aplica estos consejos y podrás trabajar y estudiar sin sucumbir en el intento. Tener un trabajo y estudiar para una oposición es posible y aquí te vamos a mostrar cómo.

Tabla de Contenidos

Estudiar antes de trabajar

Uno de los mayores problemas que tienen las personas que trabajan y quieren estudiar una oposición es saber cuándo tienen que hacer cada una de las cosas. Desde aquí te recomendamos que trates de estudiar antes de ir a trabajar.

Lo mejor es organizar la vida alrededor del trabajo, por lo que deberás de estudiar antes. Esto es algo que muchos opositores ya han llevado a cabo y han podido comprobar que funciona. La razón es bastante sencilla, cuando una persona vuelve del trabajo vuelve mucho más cansada y realmente pocas ganas le quedan de hacer nada.

Esto implica que cuesta bastante más ponerse a estudiar y, además, el tiempo que se rinde en el estudio es mucho peor. Como el tiempo que se acaba rindiendo es peor, es habitual aumentar el tiempo del estudio para tratar de conseguir la meta diaria. Por ejemplo, si te has marcado estudiar un tema al día y después de un día de trabajo te cuesta mucho más estudiar, seguro que acabarás invirtiendo más tiempo del que deberías para poder estudiar ese tema.

Estudiar antes de trabajar
Estudiar antes de trabajar

De esta forma, es mucho mejor estudiar, aunque sea un poco menos, antes de ir a trabajar, pero que el tiempo compense. El estudio será mucho más eficaz y no te sentirás tan cansado al final del día.

Estudiar antes de ir a trabajar te permitirá estudiar con más energía, por lo que el tiempo lo aprovechas mucho más. No te sentirás estresado, ya que si estudias después de trabajar te sentirás en la obligación de estudiar aunque sea tarde y estés cansado y eso es algo que estresa. Finalmente, te permitirá estar de mejor humor a lo largo del día y, lo más importante, contar con tu periodo de desconexión después de trabajar.

Haz de tu estudio un hábito

Una de las claves para poder superar una oposición es la constancia. Cuando se trata de compaginar una oposición con un trabajo la constancia es mucho más importante. Para poder ayudarte con la constancia una de las cosas más importantes que puedes hacer es establecerte un hábito, crear una rutina de estudio.

Trata de repetir la rutina día tras día y todo será mucho más sencillo cuando te vayas acostumbrando. En estos casos de compaginar oposición con trabajo debes de ser mucho más exigente contigo mismo. Está claro que es algo complicado y que requiere de mucha disciplina. De hecho, es probable que más de un día no te apetezca estudiar, pero nunca debes de saltarte ninguna sesión.

Si logras crear esta situación vas a conseguir que tu cerebro se adapte mucho mejor a la situación y el hábito hará que tus tareas sean mucho más cómodas, tanto para estudiar como para trabajar. Cuidar este aspecto es esencial para sobrevivir mejor el día a día, es decir, terminar menos cansado y derrochar menos energía a lo largo de las horas.

Haz de tu estudio un habito
Haz de tu estudio un habito

Para lograr esto te recomendamos que consideres hacerte un horario. Debes de ser estricto en el horario y, por supuesto, compaginar también los tiempos de descanso y las horas para la comida. Si te lo repartes bien te darás cuenta que a lo largo del día hay tiempo para todo. Trata de compaginar las horas libres con el horario de tus amigos o con aquellas actividades que más te gusten desarrollar.

Poder desconectar también te ayudará a crear mejor el hábito y es de lo más necesario para poder estudiar con una mayor facilidad. Esto es una cuestión de entrenamiento. Conforme vayas repitiendo el hábito, con el paso de los días tus neuronas estarán mucho más entrenadas y gracias a la constancia lograrás llevar a cabo estudios más eficaces.

Una de las claves de cualquier estudio que se precie es la concentración para aprovechar al máximo el tiempo de estudio. Es mucho más rentable estudiar una hora concentrado, aprovechando todo el tiempo, que tres horas despistado. Con un hábito establecido te resultará mucho más fácil aprovechar el tiempo y, además, disfrutarás mucho más de cada actividad.

Además, saber que más adelante viene un descanso o que pronto finalizas la jornada es una motivación perfecta a la hora de ponerse a estudiar. Con un horario establecido y la disciplina adecuada no te pondrás a estudiar sin saber cuando vas a parar, por lo que eliminas la incertidumbre de tu día a día. Recuerda, lo más importante es ser fiel a tu horario y practicar la autodisciplina.

No descuides nunca el descanso

Un buen descanso es necesario para poder disfrutar de una buena salud y recargar energía para aprovechar al máximo el día siguiente. Cuando hablamos de opositar y de trabajar, estamos llevando a cabo un esfuerzo extra que en más de una ocasión nos empujará hasta el límite, sobre todo a finales de semana.

No descuides nunca el descanso
No descuides nunca el descanso

Contar con un buen descanso es más que necesario, por lo que debes de respetar al máximo las horas de sueño y también invertir en que estas sean mejores. Esto lo puedes hacer controlando el sueño con muchas de las pulseras de actividad que existen hoy en día o contando con un colchón de calidad.

Es importante tener en cuenta que no es recomendable cambiar nunca un buen descanso por una bebida energética o una buena dosis de café. De hecho, si no cuidas el descanso, no solo estamos hablando de que puedas rendir peor en el estudio o en el trabajo, a largo plazo podrás tener problemas de salud.

Procura dormir entre 7 u 8 horas diarias, el buen descanso también afectará al rendimiento de tu memoria por lo que tus horas de estudio serán mucho más efectivas.

Procura repasar todo lo que puedas

Que estudies por el día, antes de ir a trabajar, no impide que puedas llevar a cabo repasos a lo largo del día. Puedes acompañar estos repasos durante pequeños periodos. Por ponerte algún ejemplo, si tienes algún tiempo libre en el trabajo, antes de dormir, a la hora del café... cualquier rato que saques es bueno para pegar un repaso.

No confundas nunca repasar con estudiar. Cuando hablamos de repasar hablamos de leer de nuevo la materia que está estudiada. No te recomendamos que lleves a cabo estos pequeños ratos del día para estudiar, ya que en ningún caso será tan productivo como poder descansar.

Una buena forma de repasar es grabar la lección, o lo que quieras repasar, en el teléfono móvil. Por el mero hecho de grabar la lección en el teléfono ya estarás repasando sin darte cuenta y, a su vez, estarás creando un archivo de audio que te puede ser útil en muchas ocasiones. Puedes usar este audio para llevarlo contigo si sales a dar un paseo, si sales a hacer deporte o si vas al trabajo en bus.

Procura repasar todo lo que puedas
Procura repasar todo lo que puedas

Llevar un audio contigo encima es mucho más cómodo que tener que cargar con apuntes. Además, necesitarás menos espacio para poder repasar y también lo podrás hacer en una mayor cantidad de sitios.

Tener paciencia es fundamental

Al igual que tener constancia y fuerza de voluntad es importante, tener paciencia también es fundamental. Sacar una oposición no es algo sencillo y, además, es bastante más complicado cuando se trata de compaginar un trabajo. Esto es una carrera de resistencia, por lo que si eres constante deberás de saber que, con el tiempo, acabarás consiguiendo lo que quieres.

Por este motivo es muy importante ser constante, no tener prisa y, sobre todo, no desanimarse. La constancia es la clave de todo. No te vas a sacar la oposición de la noche a la mañana, por lo que debes de tener en cuenta que esto te puede llevar algún que otro año, pero tienes la suerte de que cuentas con un trabajo que te permite disfrutar de cierto sustento económico.

Piensa que estás llevando a cabo una inversión que, a la larga, vas a poder amortizar. La perseverancia es otra de las claves. No te desanimes, sigue intentándolo y, sobre todo, se fiel a tus principios. No cambies tus hábitos a la primera de cambio si las cosas no te salen o si no has superado el examen a la primera. Muchas personas no trabajan a la vez que estudian y también encuentran dificultades en el primer examen.

Aprende de todo y esfuérzate al máximo. Procura mantener los hábitos de vida saludables y antes de lo que te lo imaginas estarás disfrutando de tu nuevo trabajo como funcionario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir