¿Se puede ser funcionario sin tener que opositar?

Si lo que buscas es un puesto de trabajo con el que puedas estar seguro, la mejor apuesta es el funcionariado. Ser funcionario tiene muchas ventajas. Para empezar, existen una gran cantidad de funcionariados diferentes entre los cuales poder elegir. Podrías trabajar como empleado de Correos, funcionario de prisiones, bombero... una gran cantidad de opciones diferentes.

Se puede ser funcionario sin tener que opositar
Se puede ser funcionario sin tener que opositar

A pesar de que se traten de diferentes puestos de trabajo, todos cuentan con la ventaja de ser funcionarios. Esto significa contar con un salario por encima de la media y, sobre todo, por tener la estabilidad de contar con un contrato fijo. Esto es fundamental para poder mirar con una mayor seguridad al futuro. Poder contratar una hipoteca, comprar un coche nuevo o formar una familia.

Sin embargo, como te puedes imaginar, para poder disfrutar de todas las ventajas que supone ser funcionario es necesario cumplir una serie de requisitos. Uno de los requisitos principales es la oposición, lo que ya supone un problema para más de uno. A pesar de que la oposición no tiene que ser algo necesariamente complicado, el hecho de competir contra los demás la convierte en un problema a superar.

Si siempre has renunciado a ser intentar ser funcionario por miedo a la oposición, este artículo te interesa. Aquí te vamos a hablar de cómo ser funcionario sin tener que superar necesariamente una oposición. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo.

Tabla de Contenidos

Excepciones para ser funcionario sin oposición

Resulta inevitable relacionar siempre el acceder a un puesto de funcionario a través de una oposición. A pesar de que prácticamente esto siempre es así, lo cierto es que existen excepciones que confirman esta regla. Por lo tanto, con carácter general, no sería posible acceder a un puesto de funcionario sin oposición, pero existen las siguientes excepciones.

Excepciones para ser funcionario sin oposicionn
Excepciones para ser funcionario sin oposicionn

La primera excepción es cuando una ley permita de forma excepcional utilizar el sistema de concurso. Por otro lado, la segunda excepción es para puestos de personal eventual o de confianza. Es importante tener en cuenta que, en este último caso, no se trataría de un funcionario en el término de la palabra. Sin embargo, si que se utiliza dicho término de forma laxa para incluirlos debido a sus similitudes.

Cómo convertirse en funcionario público mediante concurso

El concurso es un procedimiento en donde únicamente se valoran los méritos de los aspirantes. En estos casos, el concurso tiene como propósito elegir al aspirante más capacitado para un puesto. A la hora de conseguir una plaza por concurso se tienen en cuenta muchos más aspectos que la formación académica. Por ejemplo, en un concurso tendría una gran importancia la experiencia profesional, los cursos que se hayan llevado a cabo, si se ha publicado algo o la docencia entre otras cuestiones.

A pesar de que es posible que hayas oído alguna vez hablar del término, concurso-oposición, lo cierto es que hay excepciones en las que únicamente se utiliza este concurso para el sistema de funcionarios. En este caso, es necesario que exista una norma con rango de ley que exprese esto mismo para una determinada plaza en concreto.

Como convertirse en funcionario publico mediante concurso
Como convertirse en funcionario publico mediante concurso

Siempre que se vaya a realizar por concurso el procedimiento deberá de basarse en los principios de mérito y capacidad. El concurso se diseñará para poder elegir a los mejores para el puesto seleccionado. El concurso también se basará en criterios objetivos. Gracias a esta valoración no se podrá llevar a cabo las interpretaciones de forma subjetiva y el proceso de selección será más justo. Por último, se respetará el principio de igualdad por lo que no se podrá desprestigiar ni privilegiar a ningún candidato.

Cómo convertirse en funcionario eventual o de confianza

Convertirse en funcionario eventual o de confianza es la otra excepción a la regla para convertirse en funcionario sin haber hecho una oposición. Como hemos mencionado antes, el término correcto no sería referirse a ellos como funcionarios, sin embargo, se suelen llamar así en un tono más cercano ya que la función es exactamente la misma.

El personal eventual es uno de los tipos de empleados públicos que existen. Este personal eventual se une así a los funcionarios de carrera, los funcionarios interinos y el personal laboral. El artículo 12 del TREBEP nos dice que un personal eventual deberá de contar con las siguientes características:

  • No tiene carácter permanente
  • Únicamente llevará a cabo funciones que expresamente están calificadas como funciones de confianza o asesoramiento especial. Un ejemplo de esto sería un asesor de un alto cargo del gobierno que ostentaría un cargo público sin haber opositado necesariamente.
  • El número de este personal eventual se encuentra limitado por la ley.
  • Se pueden nombrar y cesar con total libertad por parte de la autoridad de la que dependen. Esta característica es la que nos muestra que realmente no es necesario llevar a cabo un procedimiento de oposición o concurso. La propia autoridad elige a la persona que quiera y no tiene la necesidad de justificar su decisión en criterios objetivos a nadie.
  • Finalmente, su labor terminará cuando se produzca el cese de la autoridad a la que prestaba su función de confianza. Por ejemplo, el asesor del alcalde dejará de serlo si el alcalde cambia.

¿Qué diferencia hay entre un funcionario y un empleado público?

Una de las confusiones más habituales se da a la hora de diferenciar un funcionario con un empleado público. A pesar de que un funcionario es un empleado público, no todos los empleados públicos son funcionarios. La principal diferencia que existe se encuentra en la regulación de su puesto de trabajo.

diferencia hay entre un funcionario y un empleado publico
diferencia hay entre un funcionario y un empleado publico

Un funcionario se rige por el derecho administrativo mientras que a un empleado público se le aplica el Estatuto de los Trabajadores. Además de la regulación con la que cuentan tienen más diferencias. Por ejemplo, la estabilidad laboral de la que dispone un funcionario no tiene nada que ver con la de un empleado público.

¿Qué ventajas tiene ser funcionario público?

Ser funcionario público tiene una gran cantidad de ventajas. Debido a todas estas ventajas, cada vez son más las personas que se animan a preparar unas oposiciones de cara a poder acceder de forma más sencilla al funcionariado. A pesar de que hemos visto anteriormente que existen otras vías a través de las cuales se puede acceder, lo cierto es que la oposición es la vía más directa para poder ser funcionario.

Una de las principales ventajas que tiene un funcionario es la estabilidad laboral. Una vez que una persona ha conseguido su puesto de funcionario es muy complicado que pueda perder el cargo. Debes de pensar que, en estos casos, el pagador de un funcionario es el Estado. A diferencia de lo que sucede con una empresa, resulta bastante más complicado que el Estado pueda llegar a quebrar o se replantee cualquier cambio de modelo.

El aumento del número de personas que se dedican a preparar una oposición suele ir de la mano con el incremento del paro. Cuánto más complicado es acceder al mercado laboral, más personas tratan de conseguir una plaza de funcionario debido a esa estabilidad laboral. Lo mismo sucede cuando las condiciones del trabajo son de lo más precarias e inestables. Poder contar con una plaza fija, como hemos visto, supone una gran cantidad de ventajas a largo plazo y te permite vivir la vida de una forma más tranquila.

ventajas funcionario publico
ventajas funcionario publico

Por otro lado, existen muchos tipos de funcionariados diferentes. Tienes una gran cantidad de opciones entre las cuales poder elegir para poder desempeñar la profesión que más te guste. Por supuesto, también te encontrarás con oposiciones y puestos de funcionario que son acordes a lo que has estudiado. Mientras que existen puestos de funcionario que no requieren más allá de los estudios básicos, otros necesitan de una clase de estudios en concreto para poder optar a la plaza.

Esto es algo habitual si estamos hablando, por ejemplo, de un médico, un maestro o cualquier otro tipo de personal cualificado. Por supuesto, estos profesionales podrían optar perfectamente a cualquier otro tipo de funcionariado si es que así lo prefieren. La variedad de elección y contar con un trabajo estable son dos de las mejores bazas del funcionariado.

Para ir terminando, también es importante destacar que se puede promocionar como funcionario. Esto no solo te permitirá conseguir un sueldo mejor, sino que también tendrás posibilidades de acceder a puestos de más importancia o mayor responsabilidad. Siendo funcionario no tienes que quedarte estancado en el mismo puesto durante el resto de tu vida ya que podrás ir prosperando si realmente lo deseas.

Finalmente, el salario se encuentra por encima de la media del resto de trabajos y suelen tener muy buenas condiciones laborales. Como funcionario no te vas a tener que enfrentar a otros problemas más propios del trabajo privado. Aquí tendrás tu horario, no tendrás problemas con tu sueldo y tendrás tus periodos de descanso sin ningún tipo de complicaciones.

En definitiva, ser funcionario es uno de los mejores trabajos a los que se puede optar hoy en día. Esto sirve para entender mejor la cantidad de personas que tratan de convertirse en funcionario día a día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir